Festividad del Señor de los Temblores en Cusco

Festividad del Señor de los Temblores en Cusco

En la Ciudad Imperial, miles de fieles se reúnen para rendir homenaje al Taytacha. La imagen, que recorre las calles el Lunes Santo, fue elaborada por imagineros cusqueños que usaron el maguey como material principal.   
señor_de_los_temblores_cusco

© Foto Cortesía Fernando Zora-Carvajal / Andina.

Cada Lunes Santo, el Señor de los Temblores recorre las calles del Cusco acompañado de cantoras, sahumadoras y miles de fieles devotos. La adoración al Taytacha, como también se le conoce, es una de las celebraciones más importantes del calendario católico porque guarda el significado del sincretismo cultural que se desarrolló en la Ciudad Imperial.
Entre las 2 y 3 p. m., luego de una multitudinaria misa, la imagen del Cristo Moreno sale de la Catedral del Cusco e inicia su recorrido por el Centro Histórico de la ciudad. En este camino, treinta cuadrillas se turnan para cargar el anda. Se cree que el peso que soporta cada cargador es proporcional a los pecados que tiene que redimir.
El uso de la flor del ñucchu es una muestra del sincretismo que aconteció tras la llegada de los españoles. Antes era utilizada por los incas para tributar a sus ídolos. Hoy adorna la corona del Hijo de Dios. Desde los balcones, los fieles también lanzan los pétalos rojizos de esta especie sagrada como símbolo de fe.  
La procesión termina cuando la imagen regresa al templo, después de recibir honores de diversas instituciones. Esta tradición data de 1650. Ese año, mientras un terremoto azotaba a la ciudad, la población sacó a la imagen para detener el fenómeno natural. La misma acción se realizó en 1720, cuando una peste empezó a matar a los cusqueños. La festividad fue declarada patrimonio cultural de la nación en el 2007. (Artífice Comunicadores).