Danza de pastorcillos de Malvas es Patrimonio Cultural de la Nación

Danza de pastorcillos de Malvas es Patrimonio Cultural de la Nación

Los pastorcillos son los personajes principales de las celebraciones por el nacimiento del Niño Jesús en el distrito ancashino de Malvas. Esta tradición destaca por su organización y la participación de niños y ancianos.
 La danza de los pastorcillos de Malvas, originaria de la provincia de Huarmey, es declarada Patrimonio Cultural de la Nación. El Ministerio de Cultura reconoce esta expresión por ser una muestra arraigada de las celebraciones religiosas que se realizan en el departamento de Áncash, entre el 23 y 29 de diciembre.
 Los protagonistas de la fiesta son los pastores. Según el relato bíblico, fueron ellos los primeros en ver al Niño Jesús. Cada año, el mayordomo se encarga de organizar las comparsas de pastorcillos que están conformadas por niños de entre 6 y 12 años. Ellos tienen que danzar, recitar los versos y cantar temas alusivos a la natividad.
Los pastorcillos hacen su ingreso con el sonido de las campañas que acompañan sus coreografías. El mudatsiquq (encargado del vestuario) ayuda a los infantes a vestirse con camisas, pantalones y zapatos blancos. Portan también una banda blanca que les cruza el pecho y cada día cambia de color. Esta cinta es adornada con monedas brillantes.
En la escena participan otros personajes. Los ángeles son interpretados por niñas que visten con alas y aureolas y los ancianos son dos campesinos que usan sombreros, abrigos y bastones. Al ritmo de la música realizan cuatro mudanzas: la entrada a la iglesia, la calle, la casa y la despedida, con la que finalizan la Navidad. (Artífice Comunicadores).