Investigación sobre la estación de la cultura

Investigación sobre la estación de la cultura

Hoy es conocida como la Casa de la Literatura Peruana, pero no siempre funcionó como tal. La Estación de los Desamparados, con su imponente estructura, empezó como una parada de trenes que realizaba viajes de Lima a la sierra central. 
estacion_desamparados_casa_de_la_literatura_peruana_identidades

Estación de los Desamparados, actual Casa de la Literatura Peruana / © Foto Cortesía Casa de la Literatura Peruana.

La Estación de los Desamparados siempre cumplió un papel importante en la cuidad. Primero en el transporte y hoy, en la cultura. Por eso, la Casa de la Literatura Peruana acaba de publicar una investigación en la que se explica, a través de infografías, la evolución de la antigua parada de trenes. Se analiza también su portentosa arquitectura.
La historia se remonta a 1870, cuando las operaciones ferroviarias se iniciaron en un local construido sobre lo que antes era el Convento de Nuestra Señora de Desamparados. En 1889, el Congreso de la República cede la administración a la firma británica The Peruvian Corporation Limited. La estación se convirtió en una de las más importantes hasta que en 1908 un incendio la destruyó.
Tres años después se empieza la construcción de un recinto más moderno y amplio. El proyecto estuvo a cargo del arquitecto Rafael Marquina y Bueno que logra impregnar su influencia a la obra, como el art nouveau y el neoclásico francés. Tras padecer por diversos caprichos políticos, la estación deja de funcionar en la década de los noventa.
Hoy, la antigua Estación de los Desamparados es un centro cultural en donde escritores, lectores y curiosos se acercan a participar de las actividades que se realizan. Su infraestructura se ha adaptado para implementar salas de exposiciones y presentaciones de libros. En ella también funciona la Biblioteca Vargas Llosa que custodia las obras de grandes autores de las letras peruanas. (Artífice Comunicadores).