Picanterías y chicherías son patrimonio cultural de la nación

Picanterías y chicherías son patrimonio cultural de la nación

En las picanterías y chicherías se conservan la sazón popular y los saberes de las cocineras. Esta tradición se extiende a diversos departamentos del país, como Lambayeque, La Libertad, Cusco, Piura y Tumbes.
© Foto: Cortesía Ministerio de Cultura.

© Foto: Cortesía Ministerio de Cultura.

Las picanterías y chicherías de Lambayeque, La Libertad, Cusco, Piura y Tumbes fueron declaradas patrimonio cultural de la nación por el Ministerio de Cultura. En estos espacios se han transmitido conocimientos culinarios tradicionales que consolidan la cocina regional y contribuyen a reafirmar la identidad cultural del Perú.
Cada región ha alcanzado una particularidad que los diferencia entre sí. En el caso del Cusco, su atractivo principal es la chicha de wiñapu, una bebida tradicional que se acompaña con potajes preparados con carne y vísceras de cordero y de vacuno. Se sirve principalmente en horas de tarde, después del almuerzo.
En Lambayeque, las picanterías y chicherías suelen ser extensiones de la vivienda de las cocineras tradicionales, quienes involucran a toda la familia. Aunque en La Libertad el número de locales es reducido, aún hay picanterías que se especializan en piqueos. Algunas familias conservan la tradición de preparar chicha de maíz en sus hogares para su consumo.
En Tumbes, la tradición culinaria tiene como actor principal al mar que provee de pescados y mariscos. Los platos se acompañan con chicha de jora, la cual se prepara con maíz blanco o pachucho. En Piura, las reuniones luego de un vaso de chicha y un picante, han permitido el desarrollo de manifestaciones culturales como el tondero y el cumanana, referentes de identidades regional y nacional. (Artífice Comunicadores).