Ruby Palomino, la nueva voz del Perú

Ruby Palomino, la nueva voz del Perú

Con valses emblemáticos del Perú, Ruby Palomino ganó la segunda temporada de La Voz. Sin proponérselo, su estilo rock fusión ha logrado acercar a los peruanos a sus raíces. Ahora, se prepara para grabar su primer sencillo con Universal Music. 
identidades_peruanas_ruby_palomino_foto2

© Foto: Cortesía: Ruby Palomino.

Escribe: Minerva Mora (@minerva_mora en Twitter).
Ruby Palomino ha dejado de ser la imitadora de Pink para mostrarle al Perú su verdadera voz, esa que se desgarra al interpretar, muy a su estilo, los tradicionales temas Cholo soy y Cuando llora mi guitarra. Aunque vive enamorada del rock, la pasión por la música peruana la lleva en las venas como herencia familiar que protege y defiende.

Música en Huancayo

La música es parte de su vida. Su padre, Polo Palomino, fundador del Dúo Mixto Huancayo, y su madre Gloria Ramos, la Princesa del Sol, sembraron en Ruby el amor por sus raíces. Cuando apenas tenía 5 años, empezó a subir a los escenarios para interpretar huainos de Flor Pucarina y otros artistas reconocidos y admirados en su pueblo.
En la adolescencia, sus gustos musicales fueron cambiando. “En la secundaria escuché a mi primera banda, Guns N’ Roses, y me quedé enamorada del rock, pero nunca dejé de querer lo mío. Algunos años después escuché a Uchpa y era como Led Zeppelin en quechua, ahí nació mi idea de fusionar. Si me gustan el rock y el folclore, ¿por qué no lo puedo hacer?”.
A los 16 años, su sueño estaba claro, pero nadie creía en él. Mientras algunas personas le aseguraban que con el rock se moriría de hambre, otros se reían y bromeaban diciéndole que Picaflor de los Andes se revolcaría en su tumba. Esa frustración generó que poco a poco guardara esa ilusión dentro de ella hasta que llegara el momento adecuado.
Mientras esperaba ese momento, Ruby se adaptaba a los parámetros que le imponía la sociedad. Cantaba temas variados en un bar de Huancayo, desde cumbia, música criolla, huainos, algo de rock, un poco de todo, siempre impostando la voz. Sin embargo, grabar su disco de rock fusión seguía siendo un sueño. A la par estudiaba la carrera de Psicología a distancia.
Cuando llegó la oportunidad de participar en Yo Soy se dio de cuenta que había gente a la que le gustaba su timbre de voz, sin impostar. “Mi voz no me gustaba mucho porque mi mamá canta música lírica andina y mi papá tiene el estilo de Nino Bravo y mi voz es ronca. Había cierto temor al rechazo, que fui perdiendo paulatinamente en el programa”.
10881585_592833927515089_4238151856186061034_n

© Foto: Cortesía: Ruby Palomino.

Triunfo en La Voz

Después de participar en los programas Yo Soy y La Banda, llegó un nuevo reto para Ruby, ganar La Voz Perú. “Todos los temas que canté han tenido que ver con mi vida. Recuerdo que sufría para cantar Cuando llora mi guitarra porque mis padres me molestaban con la técnica. Por eso, al cantarla quise decirles papá, mamá, la voy a cantar como yo quiero”.
Durante la última semana del programa, en su cabeza solo estaban los recuerdos de sus abuelos maternos, quienes eran campesinos. Su abuelo fue el primer profesional en su comunidad en el distrito de Huasicancha. En vacaciones, Ruby, con tan solo 7 años, los ayudaba a pastorear el ganado desde la chacra hasta la choza. Caminaba cinco horas mientras cantaba Antawara.
Su abuela le entregaba su fiambre y le indicaba la cantidad de animales que llevaba. “Si se me perdía un solo animal era el fin del mundo, era una gran responsabilidad. Así nació la idea de interpretar Cholo soy, porque llegó un momento en que me sentí sola y recordé a mis abuelos, la choza, los cerros y los animales. No fue una estrategia, como se rumoreó”.
En el escenario hizo suya la canción y el público estalló de emoción a verla interpretar con rabia y sufrimiento. “He vivido la explotación, que te digan por tus dos sacos de papas te pago tres soles, si quieres. He vivido esa rabia de gritar maldita sea, por qué no cambia esta situación. Soy chola, sí, y trabajo, pero no me estoy lamentando de mi vida”.
Después de 13 años de esperar el momento indicado, al fin llegó. En enero empezarán las coordinaciones con Universal Music para la producción de su primer sencillo y ya se alista para el lanzamiento del disco Tributo al Perú, de la banda Ronroneros, de la cual forma parte. Su triunfo se lo dedica a Dios, a la vida y a todo el Perú por haberla aceptado.