Jesús Nazareno Cautivo de Monsefú: Padre de la paz

Jesús Nazareno Cautivo de Monsefú: Padre de la paz

En setiembre, el distrito chiclayano de Monsefú recibe a miles de creyentes de Jesús Nazareno Cautivo, quien es venerado desde hace 464 años. Mañana se realizará la serenata en su honor y el miércoles 14, día central de las celebraciones, se realizará una de las tres procesiones multitudinarias.
Jesús Nazareno Cautivo de Monsefú bendice a sus creyentes desde 464 años.
© Jesús Raymundo / Artífice Comunicadores
Escribe: Jesús Raymundo (@jesus_raymundo en Twitter) –
La fe ha surcado distancias, tiempos y generaciones. Guiado por los sacerdotes de las diferentes congregaciones, ha convertido las palabras en mil formas y colores, pero sin perder la esencia de los mensajes. La tradición oral se ha encargado de explicar por qué miles de devotos participan en las fiestas religiosas que se organizan en honor a santos patronos, vírgenes, cristos y cruces que en cada zona adquieren nombres diferentes.
Así ha sido desde la época en que los primeros españoles llegaron a estas tierras que eran dominadas por los dioses que hasta hoy son evidenciados en los pueblos. En la costa peruana, los primeros santos traídos en cajones desembarcaron los primeros años de la Colonia, pero no era una tarea fácil porque se carecían de muelles. Cuentan que en algunas oportunidades tuvieron que permanecer por buen tiempo en las playas.

Historia de milagros

Cierto día de 1547, un cajón que contenía un santo fue dejado en la playa ubicada entre los pueblos costeños de Santa Rosa y Pimentel para que los moradores decidieran su destino. Los pescadores fueron los primeros que se acercaron para trasladarlo al lugar donde vivían, pero no pudieron cumplir con su cometido porque el peso superaba su capacidad. Ante esta situación, acordaron no insistir.
Los monsefuanos, quienes también se dedicaban a la pesca artesanal, se propusieron llevarlo a su ciudad. Al cargar el cajón, se sorprendieron de que, contrario a lo que habían escuchado, el peso era bastante liviano. Esta noticia fue considerada el primer milagro del santo. Enseguida, se organizaron para trasladarlo hasta una iglesia que habían improvisado en la zona que hoy es ocupada por el mercado.
El momento cumbre llegó cuando tuvieron que abrir el cajón: los pobladores se sorprendieron de encontrar una efigie de Jesús de Nazareth, que había sido tallada en Italia y enviada desde España. A pesar de que al inicio la multitud acogió la fe en sus vidas, con el tiempo el interés de la mayoría se fue diluyendo. Un día, la imagen desapareció de la iglesia. Desesperados, todos fueron a buscarla en diversas zonas y la hallaron.
A pesar de que fue retornada a Monsefú, volvió a huir sorpresivamente en diversas oportunidades. Ante el temor de que un día ya no volverían a recuperar, los pobladores y las autoridades decidieron atarle las manos. Entonces le bautizaron con el nombre de Jesús Nazareno Cautivo, tal como hoy se le conoce, y celebraron el primer aniversario el 14 de setiembre de 1548.
Desde entonces se han tejido innumerables historias de milagros. Uno de los que muchos aún recuerdan es el maremoto ocurrido en Santa Rosa el 20 de noviembre de 1960. Ante las olas gigantescas que se producían en el mar, de sur a norte, y que empezaban a destruir todo lo que a su paso encontraban, solo la imagen de Jesús Nazareno Cautivo, que era cargada apenas por dos hombres, pudo calmar tanta furia de la naturaleza. 
El 14 de setiembre, día central, se realizará la primera procesión por las calles de Monsefú.
Jesús Raymundo / Artífice Comunicadores

Feria de Monsefú

Cada vez aumenta el número de creyentes en el país y el exterior. Desde hace 39 años, la Hermandad Mayor Jesús Nazareno Cautivo organiza la Feria de Exposiciones Típico Culturales de Monsefú (Festicum), en la que se ilumina el fervor católico. Allí se exponen los mantos y las reliquias de la sagrada imagen. Además, se comparte la historia de su llegada y los milagros que obró.
La fiesta comienza el 31 de agosto y culmina el 30 de setiembre. Además de la feria, se programan las ceremonias religiosas tradicionales como la novena, la misa del día principal y la octava. Esta tarde, a las 4, se realizará la bendición de las ofrendas y los regalos de los creyentes. A las 6, Jesús Nazareno Cautivo será trasladada desde la iglesia San Pedro, donde permanece gran parte del año, hasta su capilla.
Mañana, las delegaciones de monsefuanos residentes en las ciudades de Piura, Trujillo y Lima lo venerarán con plegarias, cánticos y música. Por la noche, las bandas de músicos competirán en el estrado levantado en el atrio de la iglesia. Luego, la orquesta de cumbia Candela y grupos de mariachis le rendirán su homenaje. A medianoche, el cielo se iluminará con los fuegos artificiales que sus devotos le obsequiarán.
En la mañana del miércoles 14, día central, las bandas de músicos recorrerán las calles desde temprano  para anunciar la esperada misa al aire libre, que se ha programado para las 11.30 de la mañana. Por la tarde, la sagrada imagen recorrerá las principales calles de Monsefú, que serán adornadas con alfombras y arcos de flores. A las 11 de la noche deberá retornar a su iglesia, mientras los cielos se colorearán otra vez son fuegos artificiales.
Christian William Castro Yaipén, presidente de la Hermandad Mayor Jesús Nazareno Cautivo, cuenta que todos los que participan en la fiesta conocen del amor y la misericordia de Dios. “En mi caso, no solo he recibido un milagro, sino varios. Basta con mirar su bello rostro para que recibir mucha paz en los momentos difíciles de mi vida. Desde niño he sido feliz, como hasta ahora, porque llevo la fe dentro de mí”.
La fiesta en honor a Jesús Nazareno Cautivo de Monsefú comienza el 31 de agosto y termina el 30 de setiembre.
© Jesús Raymuno / Artífice Comunicadores